Noticias

Noticias (60)

El Centro Loyola Ayacucho acaba de publicar el libro: “LOS DESPLAZADOS EN LOS DISTRITOS URBANOS DE HUAMANGA. Un diagnóstico”, investigación realizada por la socióloga Maricela N. Quispe Córdova y su equipo de trabajo durante el año 2012.

 

La publicación recoge “la situación de los desplazados de la provincia de Huamanga (distritos de San Juan Bautista, Carmen Alto, Jesús Nazareno y Ayacucho), busca entender la actual realidad de las asociaciones, de sus integrantes, los antecedentes en el proceso de su conformación y adaptación a nuevos espacios territorial; así mismo, entender sus expectativas y sus posibilidades de demanda de protección, asistencia y atención y principalmente de acceso a los derechos fundamentales de las personas y dirigentes (mujeres y varones), socios y socias de las Asociaciones.”  (Pág. 15.)

 

 

“En Ayacucho se sufrió el mayor impacto del conflicto. 

De las comunidades campesinas huyeron hacia Huamanga para salvar sus vidas.

Perdieron todo, casas, animales, herramientas.

Sus planes de vida y de sus familias, frustrados…

pese a las adversidades buscaron organizarse entre desplazados.

Hoy tienen 26 organizaciones en los 4 distritos de Huamanga,

dispuestas a luchar por sus derechos”.

 

Agenda Nacional de las y los desplazados 2011.

El Centro Loyola Ayacucho a través del proyecto: “Desplazados en Huamanga para una vida digna”, está ejecutando el segundo año de trabajo con 23 AFADIVPAs - Asociaciones de Familias Desplazadas por la Violencia Política de Ayacucho, población que migró del campo a la ciudad durante el conflicto armado interno y que se encuentra habitando en los 4 distritos urbanos de  la provincia de Huamanga: Jesús Nazareno, San Juan Bautista, Ayacucho y Carmen Alto.

 

El objetivo del primer año de trabajo fue el fortalecimiento de estas asociaciones a través de la capacitación para la formación de liderazgos y el conocimiento de sus Estatutos, de los Derechos humanos, de las Instituciones tutelares de Derecho y otros que tienen que ver con las reparaciones a fin de que se consoliden como tales en el logro de sus demandas.

Este segundo año se están elaborando las iniciativas de proyecto centradas en la necesidad de lograr su justa reparación dentro del Programa de Reparaciones Colectivas como familias que sufrieron los embates del conflicto interno y que merecen ser reparadas por el Estado.

Para la elaboración del perfil a presentar a la CMAN, el Centro Loyola Ayacucho convoca a una serie de talleres de manera que cada Asociación elabore su propuesta con una dinámica participativa donde logren ponerse de acuerdo para realizar su propuesta ante el Estado.

Las Asociaciones con las que se ha trabajado el perfil de proyecto son 4 por ahora: Asociación La Victoria, Asociación Juan Velasco Alvarado - sector II, Asociación Inti Raymi y Asociación Covadonga. 

Durante la visita del Presidente del Congreso a Ayacucho, la presidenta provincial de las AFADIVPAs hizo entrega pública del perfil de proyecto de la Asociación La Victoria, como primera propuesta, paralelamente se han ido presentando a la CMAN los 4 perfiles de proyecto elaborados.

 

La priorización de las asociaciones se debe a que son las primeras en estar inscritas en el Libro II del RUV – Registro Único de Víctimas, es decir que cuentan con las acreditaciones correspondientes.  Aun restan 19 asociaciones para elaborar su perfil de proyecto, de las cuales 8 cuentan con el registro en el  RUV – Libro 2 y las demás lo están gestionando.

Lunes, 10 Junio 2013 18:19

El balance del foro sobre la Salud

Escrito por
Francisco Chamberlain, s.j. 
 
Ciertamente el día y la hora del Foro no fue lo más feliz. Un martes 28 de mayo a las 4 p.m., en una semana cargada de paros, no permitió una asistencia rimbombante. Esta falta de previsión se debe sólo a la MCLCP de Ayacucho. De todos modos, se calcula que el Foro contó con una asistencia de alrededor de 400 personas, nada mal por cierto, pero habría podido ser más y mejor con una planificación más pensada.
 
Sin embargo, el Foro tuvo unos saldos bien importantes, tanto para la MCLCP en Ayacucho, como para las organizaciones sociales de base que eran los protagonistas del Foro, como también para nuestra sociedad en su conjunto. Para la Mesa de Concertación el Foro supuso plantear una estrategia hacia la sociedad, para hacer presente la voz del pueblo en el diálogo con los gobernantes. No hay manera de ir construyendo una vida democrática sin contar con los necesarios espacios para que la voz de nuestro pueblo tenga los espacios que acciones como el Foro sí abrió. La voz del pueblo no puede limitarse a los momentos de las elecciones; una verdadera democracia no puede reducirse a un voto cada cuatro o cinco años. La voz del pueblo ha de ser escuchada de manera permanentemente; a esa permanencia hemos de caminar en Ayacucho, y en nuestro país. En el Foro se pudo escuchar la voz de nuestro pueblo. La gente tuvo su espacio y se sentía con el derecho de hablar.
 
Uno de los saldos de veras muy importante fue el concurso de las organizaciones sociales de base. Juntas todas ellas, durante semanas y meses de largas conversaciones y discusiones, supieron arribar a los ocho puntos consensuados y presentados en el Foro que apuntan a la imperante necesidad de una profunda reorganización de la salud pública en Ayacucho. Lo que el Foro demuestra es que los dirigentes sí tienen la capacidad de compromiso e inteligencia como para ser una voz unida para lograr el bien del conjunto de nuestro pueblo. ¿No es este trabajo unido un precursor de esfuerzos a futuro, tanto para una mejor salud pública como en otros terrenos igualmente importantes para la vida y el progreso de Ayacucho?
 
El representante único del Gobierno Regional en el Foro fue el Gerente de Desarrollo Social, el Sr. Walter Oré. Su gerencia es el indicado para monitorear y velar por el cumplimiento de los esfuerzos del gobierno en salud, como también en educación y los programas sociales. Si bien tanto para el público como para mí la presencia de una sola persona del gobierno en el Foro nos pareció insuficiente, es bueno señalar que el Sr. Oré tocó a cada uno de los ocho puntos propuestos por las organizaciones populares. Los tocó con respecto, sin rechazar despectivamente a ninguno de ellos. Más bien, dijo en algunos momentos que se trata de un proceso de mejora de parte de los gobernantes en el tema de la salud pública.
 
Sin embargo, yo y muchas personas sentimos que el decir que la mejora de la salud está en proceso no es suficiente. Para que los procesos caminen, se requieren decisiones, y si no, pueden significar que continuamos con lo que tenemos entre manos, sin cambio alguno. El Sr. Oré no dijo que todo vaya continuar exactamente como están las cosas hoy. Pero tampoco precisó en qué consiste ese proceso de mejora en el terreno de salud del que hablaba.
 
Por eso, al final del Foro en las palabras que me tocó decir, dije que este Foro es sólo un paso primero y de ninguna manera el final del camino. La discusión necesita continuar. Para eso, ayer, lunes 3 de junio, se entregó una carta al presidente del Gobierno Regional planteando la conformación de una mesa de trabajo sobre la salud pública entre el gobierno regional y representantes de la sociedad. El Foro fue sólo un primer paso; puede haber otros foros y mesas de trabajo en el futuro. Por otra parte, los ocho puntos presentados por los dirigentes sociales es la agenda para iniciar una discusión a fondo para una salud pública buena y eficaz en Ayacucho.
 
El diálogo y la lucha por una salud pública buena continúan.
 
Francisco Chamberlain, s.j.
 
Los que asisten al Foro Regional sobre la Salud Pública en la Región pueden tener diferentes expectativas. Por eso es muy importante precisar lo que han hecho los representantes de las organizaciones sociales de base y otras instituciones de la sociedad, y que será presentado en el Foro como acuerdos consensuados con respecto a la salud pública actual entre nosotros. Las organizaciones sociales de base han sido los protagonistas de los acuerdos consensuados, junto con otras instituciones cívicas, que se presentarán en el Foro que busca ser un diálogo de la sociedad con los representantes del Gobierno Regional. De todos modos, lo importante es tener muy claro la mirada de los ocho puntos que se presentarán en el Foro este martes 28 a las 4 p.m. en el Coliseo del Colegio Don Bosco.
 
Una de las expectativas puede ser que el Gobierno Regional invierta en más construcciones para la salud pública. Evidentemente la salud requiere una infraestructura buena para responder a las necesidades de nuestra población regional. Pero es sumamente importante entender que los ocho puntos consensuados por la sociedad civil no pone su mirada sólo, ni principalmente, en que haya la inversión en más cemento, más inversiones en infraestructura.
 
La perspectiva que plantea los representantes de la sociedad en el diálogo con el Gobierno Regional es una perspectiva sistémica, es decir, de la organización de la salud pública hoy en la región, y la necesidad de REORGANIZAR la manera actual de organizar y administrar los recursos de salud, para que pueda beneficiarse efectivamente nuestra población, sobre todo para las personas de escasos recursos que necesitan una salud pública buena y efectivo.
 
Los ocho puntos que se plantearán en el foro apuntan a una cuestión sistémica, a la REORGANIZACIÓN DE LA SALUD PÚBLICA en la región. Yo mismo, habiendo presenciado las largas conversaciones de las organizaciones sociales de base y de otras instituciones cívicas sobre el tema de la salud, pienso que las mujeres y los hombres que han aportado sus opiniones en las discusiones sobre la salud pública en la sede de la MCLCP-A, han puesto la puntería en un asunto absolutamente central para la vida de nuestra población ayacuchana: la actual organización de la salud pública en Ayacucho es caótica, burocrática, carente de una autoridad rectora del conjunto de las acciones en salud y, por eso, carece de la eficacia necesaria para lograr una salud pública buena y eficaz.
 
Los ocho puntos que plantean al Gobierno Regional la sociedad civil precisan distintas dimensiones de la reorganización vistas como fundamentales: la imperante necesidad de dotar a la DIRESA de una autoridad capaz de para poder de veras dirigir la proyección de salud pública en la región; la urgencia de desburocratizar los puestos del personal de salud para poder atender más eficazmente a la gente; una auditoría de las inversiones del gobierno en salud para saber cómo invertir mejor; la necesidad de formar un colectivo cívico para velar por la efectiva reorganización de la salud pública en la región.
 
En fin, los puntos señalados en el párrafo anterior ojalá sirvan a los lectores como un aperitivo que les anime a estar presentes en el Foro del martes 28. Gracias a la amplitud del coliseo del Colegio Dom Bosco, caben todas las personas que deseen asistir y así hacer visible su anhelo por un nuevo rumbo a la salud pública en Ayacucho.
 
El asunto de la salud no se termina con más cemento; se mejora, también y sobre todo, con una mejor organización.
 
Página 5 de 5
Mallancorp Digital © Centro Loyola Ayacucho